Adictos a las leyendas

Adictos a las leyendas

Al caer el sol Toledo muestra su lado más mágico. Un escenario cargado de energía, misterio, hechicería y brujería, donde las leyendas y los cuentos de brujas son parte de la cultura de la cuidad.

Las leyendas que se han escrito sobre Toledo son interminables y han adquirido un papel tan relevante como la propia historia. Conocer algunas de los mitos más importantes de la ciudad te ayudará a comprender la tradición toledana.

En De Toledo de toda la vida, hemos seleccionado algunas de las leyendas más conocidas de Toledo para que las tengas en mente mientras visitas nuestra hermosa ciudad.

El famoso fundador
El origen de la ciudad imperial está rodeado de mitos. Cuentan que Hércules fue el responsable de la fundación de Toledo, el cual mando construir un majestuoso palacio. El noble edificio fue sellado y embrujado con una maldición: “Si un rey osaba entrar en el palacio y abrir el cofre que había, perdería todo su reino”.

Según cuenta el mito, el último rey visigodo entró en el edificio y abrió el arca. En su interior solamente había un pergamino anunciando la conquista musulmana de toda la península ibérica.

Después de este acontecimiento, el palacio se hundió en la tierra. De este edificio solo quedó “La Cueva de Hércules”, una de las visitas obligadas de la ciudad.

La calle del amor
La céntrica calle Alfileritos toma su nombre por las costumbres que tienen las jóvenes toledanas de dejar un alfiler a la Virgen de los Dolores, para conseguir pareja. Esta práctica que sigue en vigor.

La leyenda cuenta que Doña Sol acudía todos los días a la iglesia de San Nicolás para rezar por la suerte de su amado Don García de Ocaña, que luchaba en una campaña de ultramar. Para poder mantenerse despierta, le pedía a su ama que le pinchará con un alfiler.

Cuando por fin los dos amados se encontraron, la historia se extendió por todas las toledanas que iniciaron esta romántica costumbre.

“Vaya nochecita toledana que hemos pasado”

Este refrán, muy utilizado procede de una de las leyendas más típicas de la ciudad. El cuento cuenta que durante el reinado musulmán en la península ibérica, en Toledo había un mandatario que cometía múltiples delitos impunemente.

Una noche, los toledanos hartos de tanta injusticia decidieron tomarse la justicia por su mano y lo mataron. Pero como sustituto llego el padre, que contra todo pronóstico intento gobernar manteniendo la armonía de la ciudad.

Pero sus fieles consejeros empezaron a comerle la cabeza para que vengará la muerte de su hijo. Por lo que este organizó una cena a la que invitó a todos los nobles toledanos. Pero para sorpresa de todos los comensales, no le esperaba una gran comida, sino unas espadas con las que decapitarlos.

Esa noche las cabezas de todos los invitados fueron colgadas del techo del palacio y toda la ciudad quedó en vigilia incapaz de conciliar el sueño por el terror que los acechaba. Después de esa trágica noche, quedo la frase.
¿Quieres conocer más leyendas toledanas? Te invitamos a dar un paseo por la ciudad imperial mientras te contamos algunos mitos más. ¡Te esperamos!

Compartir en...
Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter